Nada se compara con adquirir productos de primera calidad como son las velas e inciensos de marca reconocida. Pero también es agradable pasar unas horas trabajando en un proyecto que una a padres e hijos o que simplemente te haga pasar un buen rato en compañía de tus amigos.

También puede ser un regalo perfecto para ocasiones especiales. El material que vas a necesitar son:

  • Ceras o parafina refinada
  • Ojillos de metal
  • Colorantes
  • Vasos de cristal
  • Pabilo
  • Aceites o esencias a gusto

1.-Lava muy bien los frascos que vas usar y recuerda que tienen que ser resistentes al calor. Mantenlos calientes.

2.- Inserta en cada ojillo de metal el pabilo, de esta forma se quedarán pegados en la parte inferior del vaso de cristal y el pabilo se sujetará correctamente a la parte superior. Así se aprovechará toda la vela hasta el final.

3.- Derrite la parafina o las hojuelas de cera. Usa una cazuela resistente para que no tengas problemas a la hora de alentarlos. Tienes que derretirlo a baño maría. Se debe mantener entre 65 y 80 grados centígrados. En este momento puedes integrar el color que más te guste, un tip que te puede servir es romper unas crayolas de colores.

4.- Cuando la temperatura haya descendido a 50 grados centígrados, puedes agregar los aceites naturales de tu elección.

5.-Llena tus frascos y deja enfriar.

Aunque es entretenido este proceso, no reduce costos de fabricación. Es importante que se tenga cuidado en el empleo de estas técnicas y se hagan bajo la supervisión de un adulto.