Su nombre significa encender y está hecho de resinas naturales que al quemarse provocan los sentidos con sus variados aromas. Se piensa que su origen se encuentra en Medio Oriente, cuando civilizaciones antiguas comenzaron a usarlas como signo de devoción.

Es en Japón donde el incienso tuvo su resplandor al adquirir diversas formas hasta llegar a la varita que todos conocemos. En la actualidad, Japón sigue siendo el productor número uno de este elemento tan importante en la cultura.

Existen diversas presentaciones, las tradicionales se encuentran en varitas, son las más usadas y las más seguras ya que su sistema de combustión, aunado a un soporte especial, hace imposible que se tenga algún tipo de accidente. El olor a sándalo en varita es el más usado en China como culto para su religión.

El incienso con forma de espiral es mayormente usado como repelente de mosquitos. Su duración es muy amplia ya que se puede usar desde una horas hasta varios días.

Los inciensos que están en forma de conos arden de forma muy rápida y pueden ser usados en la medicina tradicional china para tratamientos de moxibustión.

Cuando se utilicen en cualquiera de sus presentaciones se tiene que tomar en cuenta la calidad de éstos y tener un proveedor confiable. Es el aroma quien te dará tips para reconocer la calidad de cada una de ellas.

Si deseas adquirir de los mejores en el mercado puedes visitar la tienda en esta página ya hacer un pedido en línea.